sábado, 5 de mayo de 2007

Symkent-Tashkent







No, no es un trabalenguas.

El 1/5 cambio de ciudad y de país, cruzo la ajetradada frontera entre Kazajstán y Uzbekistán, sin más problemas que el normal retraso de formularios y burocracia (no tienen formularios en inglés, por ejemplo, y me tengo que pelear con un indescrifrable papel en ruso. Pocos kilómetros mas alla llego a la enorme Tashkent, una ciudad de unos 2,5 millones de habitantes pero que en extensión (como sucede con todas las ciudades que fueron soviéticas) presumo que es como cuatro Barcelonas al menos: enormes y amplísimas avenidas, una inesperada superabundancia de zonas verdes (jamás había visto tantos y tan grandes parques), mucha gente también después del escasamente poblado Kazajstán suponen un buen contraste. 130 km. de bici en el día.


Hay de todo salvo librerías que merezcan ni de lejos ese nombre. Me estoy aquí tres días, también para, en un nuevo cambio de planes (presupuesto obliga) comprar mi billete de avión, finalmente no a Estambul sino directamente a Roma. El dia 14 a primerísima hora de la mañana tomo el avión y, tras 7 horas de vuelo y por mor del desfase horario, llego el 14 a las 8:30 de la mañana a Fiumicino. De allí 60 km. a Civitavecchia, ferry, y un día después en casa.

1 comentario:

Deborah Fernández dijo...

¡Jopelínkent!
¡malditokent-pecuniokent!

Aunque seguro igualmente satisfecho, a pesar del cambio de planes, con tremendas y tamañas aventuras e imágenes guardadas en su retina!